Feria de Córdoba

La Feria de Córdoba en España es una celebración llena de diversión, color, entretenimiento y tradición, comenzó en 1824 cuando la ciudad fue designada para la organización de la feria de ganados. Tiene lugar durante la última semana del mes de Mayo y se realiza en honor a Nuestra Señora de la Salud, al principio se efectuaba en los Jardines de la Victoria.

Actualmente, esta fiesta se desarrolla en el Recinto el Arenal ubicado en el barrio del mismo nombre, junto al río Guadalquivir. Cuenta con la portada más grande de la provincia de Andalucía y su hermoso diseño recuerda el paso de los califas, pues imita los arcos de la Mezquita y a la medianoche se ilumina con millones de bombillas para dar inicio a las festividades.

Feria de Córdoba
Feria de Córdoba

La feria y sus casetas

Es realmente un espectáculo acompañado de los fuegos artificiales. Asimismo, este recinto alberga atracciones para todas las edades, gustos y preferencias. Una de las principales son las casetas que se ubican en las calles del complejo ferial y son decoradas con rasgos típicos de la arquitectura de la región. En ellas se puede disfrutar de deliciosa gastronomía típica y el mejor vino.

Generalmente son establecidas por asociaciones o grupos, pero lo mejor es que son de acceso completamente público, a diferencia de otras ferias del país, hasta cuentan con aire acondicionado. A ellas acuden hombres y mujeres ataviados con trajes típicos, como el sombrero cordobés y los vestidos flamencos.

La Plaza de los Califas

En las noches son el centro de reunión para los bailes, la música de sevillanas y también de tipo contemporánea. Las corridas de toros también tienen gran importancia, se realizan en la plaza Los Califas que es considerada de primera categoría y su capacidad es de 14000 personas.  De la misma manera, se pueden encontrar hermosos caballos paseando con sus jinetes durante el día.

Plaza Califa
Plaza de Califa (Córdoba)

Los más jóvenes pasan excelente tiempo en los diferentes parques de diversiones, también en los innumerables conciertos y diferentes concursos. Otra de las costumbres que tiene este asueto es la producción de los carteles, pues varios artistas presentan sus bocetos para elegir el que representará cada año.

Vale la pena visitar esta majestuosa feria, es la expresión popular más importante de la cultura de la ciudad y de su gente. Sin importar la edad y origen todos disfrutan de esta maravillosa celebración. Cualquier momento es perfecto para visitarla, desde el mediodía hasta el amanecer las puertas del Arenal reciben a propios y extranjeros.

Feria de Sant Ermengol

Feria de Quesos Artesanos
Feria de Quesos Artesanos del Pirineo

La Feria de San Ermengol es una feria tradicional que se celebra anualmente el tercer fin de semana de Octubre en la ciudad de la Seo de Urgel. Es una de las ferias más antiguas de Cataluña y la feria documentada más antigua de la península.

Dentro del marco de la Feria de Sant Ermengol se celebra la Feria de Quesos Artesanos del Pirineo, Feria de Artesanía de los Pirineos y Los Encantos de los Canónigos.

Aparte de los puestos que ocupan más de la mitad de las calles de la Seo de Urgel (desde la Plaza de la Catedral hasta la avenida Salòria, esta última no incluida), también hay 5.000 m2 de espacio cubierto. [2]

Historia de la feria de Sant Ermengol

El nombre de la Feria proviene de uno de los dos patrones de la ciudad: San Ermengol que fue obispo de Urgell en el siglo XI. Tradicionalmente la feria era para canjear ganado pero hoy en día esta función la sustituye la Feria de Primavera.

La feria conoció muchos altibajos a lo largo de la historia y cambios de fecha: para la Virgen de Agosto, por San Miguel, en Septiembre, y, a partir del siglo XIV, por Todos los Santos (3 de noviembre); desde entonces tomó el nombre de feria de Sant Ermengol, nombre que ha pervivido a pesar de que a partir de 1993 se acordó trasladar la feria el tercer fin de semana de octubre.

La Feria de Quesos Artesanos del Pirineo es uno de los ejes vertebradores de la Feria de Sant Ermengol. En 2008 en la Feria de Quesos Artesanos del Pirineo se podía encontrar hasta 35 artesanos queseros de los Pirineos (Catalanes, Aragoneses, Vascos, Navarros y Occitanos) que ofrecen más de 100 variedades de diferentes quesos y siempre hay un artesano quesero invitado fuera de los Pirineos y todos participarán en el Concurso de Quesos Artesanos del Pirineo.

La feria se complementa con el concurso de Quesos Artesanos del Pirineo, que se hace en el aula de Cata, en la capa anexa a la del queso. Un jurado formado por más de 40 personas expertas en quesos se reúne para probar y valorar los quesos.

Desde 2006 dentro de la Feria se llevan a cabo unas jornadas técnicas, en 2008 la jornada trataba sobre los quesos de leche de cruda: biodiversidad e higiene. La jornada técnica de la Feria de Quesos Artesanos del Pirineo pretende ser una plataforma de formación, análisis y encuentro entre profesionales, además de un observatorio de las tendencias y cambios que se producen a nivel productivo, legal, normativo, comercial, comunicativo, etc., entre el sector de los quesos y los derivados lácteos.

Feria erótica de Murcia

Feria erotica de Murcia
Cartel de la Feria erótica de Murcia 2016

En Torre Pacheco pudimos ver hace poco una gran Feria Erótica donde pudimos disfrutar de una temperatura muy caliente en el Palacio de Ferias IFEPA. Esta ya es la 5ª edición en la que pudimos ver cerca de 60 artistas y más de 200 actuaciones denominadas “Non Stop” que fueron esparcidos en 5 escenarios del salón, en los que uno de esos escenarios era privado.

Este año la feria erótica de Murcia contó con grandes pantallas y un sonido bastante envolvente para poder disfrutar de una gran sesión audiovisual en todo el recinto.

¿Quién organizó este salón erótico?

Este salón erótico fue organizado por la empresa Conrad Son y su gran plantilla de profesionales de este sector y que también contó con la participación del gran Sex Shop Online SEXITIVO, que se montó un apartado para vender todo tipo de productos eróticos a un precio muy asequible para todos los bolsillos.

Artistas participantes

En la feria erótica de Murcia son bastantes los artistas que participan de diferentes categorías, tanto locales como nacionales e internacionales. Este Salón erótico en Murcia es ya muy conocido en toda España, ya que es el pionero del sureste. Los organizadores de dicho evento se han puesto metas mucho más allá de una feria de comerciantes, ya que lo que más quieren es que la gente asistente pueda vivir los mejores espectáculos y que pueda compartirlos en la mejor compañía, ya sea con su pareja o con amigos.

El consultorio del sexo

Entre las exposiciones que pudimos ver hace unos días en el Salón Erótico de Murcia, pudimos ver un expositor donde se encontraba el Instituto Sexológico de Murcia (ISM), estos pusieron a disposiciñon del personal asistente un gan consultorio sobre sexo totalmente gratis, dichos consultores eran todos profesionales bien cualificados. También se aprovechó para presentar un dispositivo genial el cual permitirá tratar la eyaculación precoz en los hombres.

Otra cosa muy novedosa y divertida fue una máquina fotográfica, donde podía realizarse una fotografía de forma rápida y sencilla muy erótica y sorprender de esta forma a tu acompañante de una forma totalemte gratuita.

A continuación dejamos un vídeo sobre este maravilloso fin de semana en la feria erótica de Murcia:

En definitiva, un gran fin de semana inolvidable y el año que viene esperamos que vuelva a repetirse. Enhorabuena a todos los organizadores por hacernos pasar este gran fin de semana.

Feria de Valencia

La Feria Muestrario Internacional de Valencia o Feria de Valencia es una institución dedicada a la organización de ferias comerciales con 90 años de actividad, la segunda más antigua de España después de la Feria de Barcelona. Fundada en 1917 y ubicada a cinco kilómetros del centro urbano de Valencia, el recinto ferial, que se encuentra en el pueblo de Benimàmet (término de Valencia), está perfectamente comunicado con la red de carreteras, con el puerto y el aeropuerto de Valencia.

Feria de Valencia
Exterior de la feria de Valencia

Más información sobre la feria de Valencia

Dispone del mayor y uno de los más modernos recintos feriales de España, que a su vez es uno de los diez mayores de todo el mundo: 231.000 metros cuadrados de superficie cubierta de exposición.

Celebra unos 40 certámenes anuales, de los cuales más de la mitad eran de carácter internacional. El número de visitantes fue de más de un millón trescientos mil, de todo el mundo, y más de doce mil expositores participaron en sus certámenes. El impacto económico de la Feria de Valencia en su entorno se estima en unos 700 a 800 millones de euros anuales.

Entre los principales certámenes que organiza cabe destacar los relacionados con las industrias valencianas, como el mueble (Horta Sud, Baix Maestrat), la cerámica (Plana Baixa, Plana Alta, Alcalatén) y piedra natural (Vinalopó), la iluminación (Costera), textil para la casa (Valle de Albaida, Alcoyano), el juguete (Hoya de Castalla) y el automóvil (Ribera Baja).

Feria de Sevilla (Feria de Abril)

feria de sevillaSe conoce como Feria de Sevilla o Feria de Abril al conjunto de casetas y atracciones que se instalan para la celebración de la fiesta local de Sevilla capital. Generalmente la feria de Sevilla es una fiesta que reivindica las costumbres y culturas de los Andaluces y que también se celebra en muchas ciudades fuera de Andalucía, como Barcelona y Valencia.

Historia de la Feria de Abril en Sevilla

Los orígenes de la Feria de Abril se encuentran al 25 de agosto de 1846 cuando Narciso Bonaplata (catalán) y José María de Ybarra (vasco) redactaron una propuesta que llevaron hasta el Cabildo Municipal de Sevilla pidiendo que les autorizaron durante los días 19, 20 y 21 de abril una feria anual, un permiso que les fue concedido después de unos “tiras y aflojas” con el alcalde Conde de Montelirio, quien pensaba que ya existían otras dos ferias muy próximas, la ganadera de Mairena del Alcor (la cual es la más antigua de Andalucía, desde el 1441, y primera del año en celebrarse, una semana antes que la de Sevilla), que velarían el éxito que prometían los dos organizadores. En marzo de 1847, la reina Isabel II concedió a Sevilla el privilegio de feria, que se celebró un mes más tarde la primera de la ciudad con la duración de los tres días expresados. La reina no visitó la feria hasta pasados unos años, en 1877, estando su acompañante el alcalde Ybarra.

El Cabildo Municipal vio que la idea del Vasco y del Catalán era buena y además estaba apoyada por numerosos ganaderos y agricultores. Allí es cuando comienza la primera Feria de Abril sevillana.

La primera feria ganadera se ubicó en el Prado de San Sebastián, a la sazón un espacio en las afueras de la ciudad; en el presente es uno de los lugares más céntricos de la capital, junto a la Fábrica de Tabacos (actual Universidad de Sevilla) que era el único edificio que estaba construido en aquellos fechas, y fue mucho más tarde que se edificó la plaza de España y también se colocaría el monumento a Rodrigo Díaz de Vivar, “el Cid Campeador”. Contaba con un total de 19 casetas y fue tan grande el éxito obtenido que pocos años más tarde, en 1950, hubo que separarse lo que era la mercancía del rebaño y el espacio para la diversión.

Con este éxito, el Ayuntamiento se vio obligado a ir ensanchando el lugar de celebración y la publicidad de la ocasión. En 1890 fue editado el primer cartel oficial anunciador de la feria, y en 1910 se repartieron folletos divulgativos.

En 1914 los tres días se convirtieron en cinco, y seis en 1952.

A partir de la década de 1920 la feria empieza a tomar su forma actual, una ciudad artificial y efímera de sólo unos días de duración donde se instalan casetas para el gozo de los visitantes extranjeros y oriundos, vendedores, festeros, curiosos, artistas y famosos.

Durante años el recinto de la feria se conoció como “la Pasarela”, debido a una estructura existente que era utilizada para cruzar la calle, hasta 1973 en que fue necesario reubicar las casetas para las distintas peticiones de feriantes, organismos y público. El espacio se convierte en pequeño y se trasladó al barrio de los Remedios, una zona casi rectangular con una medida de 1,5 km por 600 m, con el nombre propio de “Real de la Feria” (del árabe Rahal, Prado de la Feria), con calles que fueron bautizados con nombres de toreros de todas las épocas, adornados de luces de distintos colores que iluminan la oscuridad de la feria cuando se hace de noche.

Como la feria no deja de “crecer” se espera que en un plazo próximo cambie de lugar, posiblemente el Charco de la Pava.

Portadas de la Feria de Sevilla

La primera portada que se levantó en la Feria data del año 1949, cada año la portada está dedicada a algún evento importante, monumento o edificio de la ciudad. Puede alcanzar una altura cerca de los 50 metros de arcadas y torres con ciertos rasgos de arquitectura regionalista, y puede ser observada tanto de día como de noche gracias a los varios miles de bombillas que la iluminan.

El punto de partida de la fiesta se inicia en primer lugar con la noche del pescaito (pececitos fritos), cena previa al encendido del alumbrado, donde el plato principal es pescado frito acompañado del característico vino fino o de manzanilla. Después se prepara todo para el alumbramiento, el encendido de las miles de bombillas de la portada y calles del recinto. Se realiza cada martes oficialmente a la medianoche.

El día de inicio es el lunes de dos semanas posteriores a la finalización de la Semana Santa de Sevilla, salvo si ello obligara que la Feria se hiciera en mayo, en cuyo caso sólo transcurre una semana entre una fiesta y la otra . El punto final es el domingo siguiente con el apagado de las bombillas de la portada y acompañado momentos después por un castillo de fuegos artificiales.

El número total de bombillas que iluminan la Feria asciende a un total aproximado de 350.000 farolillos venecianos de distintos colores, logrando con ello una vistosidad y luminosidad muy peculiar. En las bifurcaciones de las distintas calles estas bombillas están dispuestas en forma de paraguas, que culminan en un alto mástil, y aquí no las recubren los farolillos.

Las casetas de la feria de Sevilla

Al principio la feria fue relacionada con la venta de ganado y la llamada “caseta” era el equivalente a un establo. El año 1849 el Ayuntamiento montó la primera caseta tal como la conocemos hoy en día, es decir, una carpa o tienda, y lo hizo con la intención de vigilar y mantener el orden público, debido al ambiente festivo . Un año después se colocaron otras casetas con varios elementos de ocio, alimenticios y más.

Con el tiempo, las familias con mayor poder adquisitivo y algunas instituciones quisieron disfrutar más tiempo de aquel espacio, y el número de casetas aumentaba, cada uno decorándola según quería y conformando un conjunto pintoresco. Adquirían así formas morunas, redondas, militares, etc., hasta que en 1919 se consiguió una cierta uniformidad de estilo, basado en un diseño realizado por el pintor Gustavo Bacarisas, y la uniformidad total se consiguió en 1983 cuando se establecieron normas para el montaje.